¿QUE SON LAS TARJETAS REVOLVING?

Las tarjetas revolving o los créditos revolving son un producto financiero que permite disponer de pequeñas cantidades de dinero que son devueltas mediante pequeñas cuotas prolongadas en el tiempo.

Su característica princiapal es que la cantidad prestada es variable hasta un límite. La ampliación del límite debería ser autorizada por la entidad financiera. A medida que se pagan las cuotas – que comprenden principal e intereses- el deudor puede realizar nuevos gastos hasta el límite pactado. Por este motivo se llaman “revolving” o revolventes.

Para que un crédito sea denominado “revolving” no es necesarios que se instrumente mediante la entrega de una tarjeta de crédito. Las disposiciones de dinero pueden hacerse mediante llamada telefónica, envío de sms o cualquier otro medio. Lo decisivo es la posibilidad de realizar nuevas disposiciones a medida que se abonan las cuotas y hasta el límite pactado. El Tribunal Supremo ha declarado reiteradamente que el instrumento de disposición es secundario respecto a la verdadera naturaleza del producto.

Habitualmente este tipo de tarjetas revolving se venden afirmando que por ejemplo, nos permiten disponer de hasta 3.000 euros que devolveremos pagando una cuota mensual de 150 euros y que podemos seguir disponiendo de dinero de forma ilimitada hasta ese limite a medida que paguemos las cuotas.

Hasta aquí, todo parece correcto y fácil. Podré hacer todas mis compras mensuales hasta un límite de 3000 euros pero solo pagaré 150 euros al mes. Entonces, ¿donde está el truco?

EL TRUCO DE LOS CREDITOS REVOLVING ( COMO SE QUEDAN CON NUESTRO DINERO).

El truco de los créditos revolving está en el tipo de interés pactado con la entidad financiera. Como norma general el interés del dinero prestado supera el 20% anual.

Los intereses remuneratorios tan elevados suponen que nuestra deuda aumentará de forma rápida y progresiva a medida que vamos disponiendo de dinero. Y las cuotas mensuales que pagamos irán destinadas, en su mayor parte, a pagar los intereses. De manera que el principal que nos han prestado sigue sin pagarse y devengando intereses elevadísimos. Y así ocurre que al cabo de varios años pagando las cuotas mensuales el consumidor descubre que apenas ha amortizado el capital, sigue debiendo casi todo el dinero del que dispuso. Y caso todo lo que ha pagado han sido intereses.

Hay que tener en cuenta que si el capital prestado asciende a 3000 euros los intereses anuales al 20% serán 600 euros. O para ser mas prácticos si usted tiene una tarjeta revolving debe pensar que todas las compras que todo lo que está comprando le cuesta un 20% más. Por esa camisa que compra en rebajas con un descuento en la tienda del 20% usted está pagando en realidad el precio sin rebaja. Si compra un ordenador por 500 euros, en realidad a usted le costará 600 euros.

Y, así a medida que dispongamos de dinero y sigamos utilizando la tarjeta, los intereses aumentarán y la deuda crecerá. Y en muchos casos será ya imposible conseguir amortizarla.

Usted creia que estaba devolviendo el dinero que le habían prestado. Pero lo que hacía era pagar los intereses.

Estas formas de financiación ya han sido estudiadas por los economistas. Y muchos consideran que son un instrumento para despatrimonializar y hacer aún más pobres a las personas con menos recursos económicos. Un premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz considera que son un instrumento que aumenta la desigualdad social.

El interés remuneratorio es el precio que la entidad financiera cobra por prestarnos dinero. Es el precio del dinero. Es justo y lógico que nos cobren por prestarnos dinero. La entidad financiera tiene que obtener beneficios. El problema se produce cuando el precio impuesto es abusivo por usurario, porque supera, sin justificación, el precio normal del dinero. Para determinar el precio normal del dinero se utilizan las estadísticas del Banco de España.

Sin embargo, es posible salir de esta situación.

COMO LUCHAR CONTRA UN CREDITO REVOLVING.

La buena noticia es que es posible declarar nulo el contrato.

Y esa declaración supondrá en muchos casos que la entidad financiera tendrá que devolver dinero. ¿Por qué? Porque la consecuencia de la nulidad será que el deudor deberá devolver el dinero que le hayan prestado y la entidad financiera deberá devolver los intereses y comisiones que le haya cobrado. Intereses y comisiones que habitualmente superan el importe del dinero prestado.

Así que si usted es demandado por impago del crédito revolving, deberá alegar la nulidad del contrato por usurario. Y si usted tiene una tarjeta de este tipo y está cumpliendo los pagos también podrá reclamar judicialmente que se declaré su nulidad y le devuelvan los intereses y comisiones pagados.

En definitiva, si usted está pagando un crédito con intereses abusivos, debe instar su nulidad. Y ganará dinero. Póngase en contacto con nosotros y estaremos encantados de explicarle los procedimientos a seguir. Si quiere saber cómo trabajamos, pulse aqui